Ninhue “Cuna de Arturo Prat” de Grandes Artesanos como Bordadoras y Chupalleros.

Loading...Arturo Prat: entereza y principios

Inicio

Historia

Artesanía

Arturo Prat

Cuna de Prat

Fotos

Vídeos

Reportajes

Localización

Arturo Prat: entereza y principios
Arturo Prat: entereza y principios

Agustín Arturo Prat Chacón nació el 3 de abril de 1848 en la hacienda San Agustín de Puñual, casa de su abuelo don Pedro Chacón y Morales, en la localidad de Ninhue, cerca de Chillán. Los padres de Arturo, don Pedro Agustín Prat Barril y doña María Luz Rosario Chacón y Barrios habían vivido en la ciudad de Santiago; sin embargo, dos semanas después de su matrimonio en el año 1840, un incendio destruyó el negocio que tenían a la entrada de la Plaza de Armas por la calle Estado. Situación que los obligó a trasladarse al campo. Allí, el matrimonio de don Pedro y doña Rosario vio morir a sus tres primeros hijos antes que alcanzaran a cumplir el primer año de vida, por lo que la llegada de Arturo estuvo siempre acompañada de muchos cuidados.

 Arturo permaneció un año en la hacienda de su abuelo, ya que ésta fue vendida al acaudalado estanciero don Ambrosio Molina. De esta manera, una vez más la familia Prat Chacón se trasladó a Santiago, a un fundo de los Chacón en el barrio Providencia. Como Arturo era un niño débil, la familia hizo gran parte del viaje en barco evitando el cansancio de un largo recorrido por tierra. Durante la navegación, doña Rosario le aplicó un tratamiento de hidroterapia llamado “Priessnitz” gracias al cual logra robustecer al niño evitando una posible muerte. Luego, estando en Santiago nacieron sus otros hermanos: Rodolfo, Escilda del Rosario, Atala Rosa. Su hermano Ricardo Alberto, nació en Quillota. Rodolfo y Ricardo también sirvieron al país en la guerra de 1879. En 1881 Ricardo prestó servicios como oficial de artillería cívica en Valparaíso, obteniendo el grado de Capitán.

Arturo, de niño, fue muy vivaz y aunque no poseía una inteligencia deslumbrante, siempre se destacó por su constancia y decisión, por lo que frente a la oportunidad de ingresar a la Escuela Naval aceptó con entereza a sus cortos 10 años de edad. Decidió hacerse marino, entre otras cosas por los problemas económicos que atravesaba su familia desde el incendio del negocio familiar en la calle Estado, la enfermedad de su padre don Agustín Prat -quien sufrió una parálisis progresiva, mal que lo semipostró durante varios años hasta su muerte- y porque fue becado por la Marina chilena. Así, Arturo y Luis Uribe Orrego, hijo político de Jacinto Chacón formaron parte de la Escuela Naval desde el 28 de agosto de 1858. Para poder ingresar, Arturo Prat elevó una solicitud antes de rendir los exámenes y cuando fue aceptado el propio Comandante en Jefe de la Armada fue quien le ordenó presentarse el 26 de agosto en la Escuela. Su generación es recordada como el “curso de los héroes” porque también formaron parte Constantino Bannen Pradel, Carlos Condell, Juan José Latorre, Jorge Montt Alvarez, Luis Uribe, entre otros.

En sus años en la Escuela Naval, Arturo Prat comenzó a fortalecer su carácter y personalidad convirtiéndose en un hombre que invocaba ante todo la razón, que se daba cuenta de su modo de obrar, sin por eso desconocer los impulsos de su corazón. La norma de toda su vida fue el cumplimiento del deber.

Jamás fumó, porque así podía destinar ese dinero a ayudar a su familia, esquivó las fiestas sociales o los festines de solteros y cada vez que tuvo oportunidad le prestó ayuda a quien atravesaba por un momento difícil. Así lo recuerda Rodrigo Fuenzalida en su libro “Vida de Arturo Prat” cuando con el grado sólo de Teniente Segundo y a sus 20 años de edad, Prat intercedió por el ingeniero Ricardo Owen ante el Consejo de Guerra.

Arturo Prat y familia

“De manera, señora mía, que en el próximo marzo tendremos mamá; qué linda vas a ser; cómo te voy a querer entonces. ¿Podrá ser más? ¿Qué será? ¿Hombre o mujer? ¿Cómo se llamará? ¿Carmela o Arturo? Vamos pues, dime, cuéntame tus proyectos, tus esperanzas, ya me parece que veo en tus brazos un angelito de cabellos de oro y grandes ojos…negros. No te vayas a imaginar por esto que otro físico me disgustará” Este es un extracto de una carta que Prat envió a su esposa Carmela luego que le anunciara su primer embarazo. Pero la niña, que fue bautizada como María Concepción del Monte Carmelo, murió al poco tiempo de nacida. Posteriormente nacieron Agustín Arturo Francisco Javier y María Blanca Estela. Carmela Carvajal se casó en el año 1873, cuando sólo tenía 21 años de edad, por lo que tuvo que presentar un poder notarial, ya que la mayoría de edad era 25 años para poder casarse.

Por la entrega que Arturo Prat hizo a la Armada de Chile debió permanecer largos periodos lejos de su familia, sin que ello le provocara un distanciamiento. Por el contrario, por el amor que le tenía a los suyos ahorraba todo lo que podía para que su familia tuviera una vida mejor, también ayudaba económicamente a su madre viuda, pagaba el colegio de su hermano Rodolfo y apoyaba también a sus pequeñas hemanas con ropa y mesadas. Si estaba embarcado llevaba un registro de todo lo que gastaba, cuánto necesitaba y cuánto era su déficit, si es que existía. Incluso estudió leyes, siendo el primer marino que asistía a la universidad, dineros extras que también estaban destinados a sortear gastos de su familia. 

Desde muy joven estuvo embarcado en diferentes buques y estando al frente cada vez que era necesario defender a su patria. “Hoy la senda de la gloria se nos presenta a la vista, nadie vacila en seguirla, todos lo desean, pues en Chile no es conocida la cobardía y en muchos buques se la desprecia”. Así quedó demostrado en el Combate Naval de Iquique donde el cumplimiento de su deber lo incitó a abordar el buque enemigo, a pesar que las fuerzas chilenas eran inferiores. “Muchachos la contienda es desigual, pero ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Por mi parte, os aseguro que mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber”.

Fuente: Armada de Chile



Arturo Prat: entereza y principios


Arturo Prat: entereza y principios


Arturo Prat: entereza y principios


Arturo Prat: entereza y principios


Arturo Prat: entereza y principios


Arturo Prat: entereza y principios


Arturo Prat: entereza y principios


Arturo Prat: entereza y principios

Su arenga a la tripulación antes del combate:

"Muchachos, la contienda es desigual, pero, ánimo y valor. Nunca se ha arriado nuestra bandera ante el enemigo y espero que no sea ésta la ocasión de hacerlo. Por mi parte , os aseguro que mientras yo viva, esa bandera flameará en su lugar y si yo muero, mis oficiales sabrán cumplir con su deber", es un mensaje de ultratumba, que transmitido de generación en generación, ha sido preservado como un emblema invaluable dentro de las tradiciones chilenas de "vencer o morir", lema grabado en las ruedas de gobierno de todos los buques de guerra nacionales, como asimismo mantenido vigente en un lugar preferente por las otras FF.AA.




Arturo Prat: entereza y principios


 

Arturo Prat: entereza y principios

Arturo Prat: entereza y principios




 
Inicio | Historia | Artesanía | Arturo prat | Cuna de prat | Fotos | Vídeos | Reportajes | Eventos |
Aviso legal | Localización |